muela-juicio-blog-portada-reyes-de-navarra
Las muelas del juicio, también conocidas como terceros molares, son un conjunto de cuatro dientes que aparecen en la boca durante la etapa de la adultez joven. A menudo, estos dientes tienen problemas para salir debido a falta de espacio en la mandíbula y pueden causar dolor y molestias.

Las muelas del juicio pueden ser extraídas si causan problemas o si no tienen suficiente espacio para erupcionar correctamente. Esta extracción se llama exodoncia de terceros molares.

A menudo, las muelas del juicio no tienen suficiente espacio para erupcionar correctamente debido a una mandíbula más pequeña de lo normal. Esto puede ser hereditario o puede ser causado por una mala postura o por el hábito de respirar por la boca en lugar de por la nariz.

Cuando las muelas del juicio tienen problemas para erupcionar, pueden quedarse atrapadas en la mandíbula o salir de forma incorrecta, lo que puede causar dolor y molestias. También pueden causar problemas con los dientes adyacentes, como la inflamación de las encías o la aparición de cavidades.

Si se siente dolor o molestias debido a las muelas del juicio, es importante venir a consultarnos. Te podemos examinar la mandíbula y determinar si es necesario extraer las muelas del juicio.

La exodoncia de las muelas del juicio es un procedimiento relativamente sencillo y se realiza en la mayoría de los casos con anestesia local. Si se necesita una anestesia general, el procedimiento se realizará en la clínica.

Después de la cirugía, es normal sentir hinchazón y dolor durante unos días. El dentista puede recetar medicamentos para aliviar el dolor y puede recomendar hielo para reducir la hinchazón.

Es importante seguir las instrucciones del dentista después de la cirugía y cuidar adecuadamente la boca durante la recuperación. Esto incluye cepillarse los dientes y usar hilo dental como de costumbre, pero evitando cepillar la zona de la cirugía de forma agresiva y evitando comidas muy calientes o muy frías.muela-juicio-blog-reyes-de-navarra

En la mayoría de los casos, la exodoncia de las muelas del juicio es un procedimiento sencillo y efectivo para aliviar el dolor y las molestias causadas por estos dientes. Si siente dolor o molestias debido a las muelas del juicio, es importante consultar a un dentista lo antes posible. Ellos pueden evaluar su situación y recomendar el tratamiento adecuado.

Aunque la exodoncia de las muelas del juicio es un procedimiento común, siempre existe un riesgo de complicaciones. Algunas posibles complicaciones incluyen infección, daño a los dientes o encías cercanos, y daño a los nervios o a los vasos sanguíneos.

En raras ocasiones, la cirugía puede causar daño permanente al nervio que controla el diente, lo que puede provocar entumecimiento o debilidad en la mandíbula o en la lengua. También es posible que se forme una cicatriz hipertrófica, que es una cicatriz anormalmente gruesa o protuberante.

Aunque estas complicaciones son raras, es importante ser consciente de ellas y hablar con el dentista sobre cualquier preocupación o inquietud antes de someterse a la cirugía.

En general, las muelas del juicio son una parte normal y necesaria del sistema dental. Sin embargo, cuando causan problemas o no tienen suficiente espacio para erupcionar correctamente, pueden ser extraídas para evitar dolor y molestias. Si siente dolor o molestias debido a las muelas del juicio, es importante que vengas a consultarnos lo antes posible para determinar el tratamiento adecuado. Puedes hacerlo a través de nuestra web, pinchando aquí.