¿Sabes cepillarte los dientes?

 

Susana Parra. Higienista Dental

Parece una pregunta muy obvia, pero te sorprendería saber la cantidad de fallos que se cometen con la higiene buco-dental. Aquí te damos algunos trucos:

  1. ¡No vale cualquier cepillo! La elección de un cepillo de dientes adecuado es fundamental. Si utilizamos cepillo manual, elegiremos uno de dureza media, no dura, para evitar dañar los tejidos blandos que rodean el diente. La utilización de un cepillo eléctrico no es obligatoria, aunque sí recomendable, ya que facilita el acceso a zonas cuya limpieza resulta complicada con el cepillo manual.
  2. Respecto a la técnica de cepillado, existen muchas pero nuestra preferida es la Técnica de Bass Modificada, que consiste en colocar el cepillo en 45 grados con respecto a la encía y peinar cada uno de nuestros dientes de arriba abajo, incidiendo bien en cada una de las partes y barriendo así todos los restos alimenticios. Si utilizamos cepillo eléctrico colocaremos el cepillo en 45 grados y poco a poco lo iremos girando por todos los dientes teniendo en cuenta el sensor de presión para no lastimar nuestra encía. Un mal uso del cepillo, tanto manual como eléctrico, puede provocar la retracción de nuestras encías, dando como consecuencia un aumento de la sensibilidad dental y un empeoramiento de la estética de nuestra sonrisa.
  3. Además de la elección del cepillo adecuado y la técnica correcta, es recomendable el uso de los complementos de higiene: seda dental, cepillos interproximales, rascador lingual…etc. De esta forma podremos terminar de eliminar los restos de alimentos en las zonas interproximales (entre diente y diente) y en el dorso de la lengua. El dorso lingual es un nicho importante de bacterias, y en muchas ocasiones, tendemos a olvidarnos de limpiarla. En la Clínica Dental Reyes de Navarra consideramos que el rascador lingual es el gran olvidado de las herramientas de higiene bucodental, y sin embargo, conviene que recordemos su gran relevancia para evitar problemas orales en el futuro.
  4. En pacientes con enfermedad periodontal, o pacientes que lleven coronas sobre implantes o sobre dientes, también es recomendable el uso de un irrigador bucal. El irrigador es un dispositivo que permite la aplicación de un chorro de agua a presión, lo que nos ayuda a eliminar los restos de alimentos que inevitablemente se acumulan por debajo de las coronas, o en los recovecos entre los dientes.

Si tienes cualquier duda sobre el cepillado, o si quieres saber cuáles son los complementos de higiene buco-dental más apropiados para ti, ¡no lo dudes!

¡Ven a la Clínica Dental Reyes de Navarra y pregúntanos!

 

2019-10-16T12:09:11+02:00
Este sitio web utiliza cookies y servicios de terceros. Ok